A pesar de la propaganda oficial sobre las garantías de vivienda para los cubanos, al recorrer los barrios marginales en la isla, todo este discurso queda desmentido. Como se puede apreciar, las personas malviven en casuchas de madera, con tejados de fibra-asfalto, que son extremadamente dañinos para la salud.

Además, esos barrios son caldo de cultivo para que se desarrollen las muchas enfermedades infecciosas que pululan en Cuba, dada su falta de redes hidráulicas y alcantarillados.

AUTORIrel Dionisio Gómez Moreira
TÍTULOCasas confortables
VOTAR
1+
COMPARTIR

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *