Las fotografías las tomé en la Habana Vieja, a un costado de la Terminal de Trenes, fue por la tarde, justo al frente de la parada de la ruta del P4. Me senté ahí a esperar la guagua. En los latones de basura de al frente siempre hay gente revisando y buscando comida; esa tarde me encontré a ese señor mayor. Se veía fuerte, pero su ropa estaba sucia. Saqué mi cámara y empecé a tomarle fotos. Él no se dio cuenta; estaba absorto en buscar comida. Sacó varias cosas que fue metiendo en un saco viejo. Estuve casi media hora viéndolo, hasta que vino mi guagua y me fui. Él se quedó allí, dentro del latón de basura, como si su vida dependiera de ello.

Aun 3 años después veo las fotos y pienso en ese señor, en qué habrá sido de su vida

AUTORErnesto Ramírez
TÍTULOEn la Habana la comida está fría
AÑO2016
COMPARTIR

COMENTAR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *