En horas de la noche, a finales de febrero, más de 50 familias (matrimonios, niños, ancianos, personas de todo tipo) se apoderaron de unas tierras para solventar su extrema necesidad de vivienda. Construyeron sus casas con el principal material que su pobreza les permite: cartón, a lo que añadieron trozos de madera, pedazos de saco, trozos de nailon, restos de tejas…; los típicos asentamientos poblacionales cada vez más numerosos, en la periferia de nuestras ciudades, conocidos como “llega y pon”, ya que el que llega marca su terreno y planta lo que pueda para cobijarse.

Algunos de los vecinos del lugar apuestan que la Policía vendrá a desalojar a todos; será un atropello para con estos necesitados, completamente abandonados a su suerte y que no tienen adónde más acudir.

AUTORFidel Palacio Tomás
TÍTULOLlega y Pon
AÑO2020
VOTAR
1+
COMPARTIR

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *